La versión casera de la salsa barbacoa

Y aquí está, con un hueco bien definido y merecido, porque nadie se confunde entre comprar kétchup, salsa bearnesa y salsa barbacoa. Es inconfundible, y tanto es así que también tiene detractores, aunque los seguidores son legión cuando se trata de combinar adecuadamente este acompañamiento típico de la carne asada, los fritos y la ya célebre pizza barbacoa.

Pero a pesar de las excelentes recetas genuinas que presentan las marcas comerciales y también las que se venden en tamaños maxi para hostelería, muchos consumidores no se resisten a elaborarla en casa. Eso sí, cada vez menos, ya que se presenta esta opción porque la comodidad y la calidad de la salsa bbq envasada son motivos para desistir, más si la marca Hunt’s distribuye la receta original americana que triunfa en todas las cocinas.

Teniendo en cuenta que es un acompañamiento para determinados alimentos y no funciona para muchos otros platos, sigue siendo un clásico cuando las costillas a la barbacoa se preparan a partir de primavera y el verano. Caer en la tentación es fácil, aunque para el invierno, bien se puede usar el horno doméstico para elaborar la misma receta sin salir de la cocina. Aunque no es el único plato en el que se puede incluir este aderezo, ya que cada vez más especialidades adaptan una versión especifica como la pizza que lleva su nombre.

Si es del supermercado, además de las americanas de siempre, las marcas nacionales ya la tienen incluida en su catálogo de salsas. Pero si alguien quiere experimentar con la versión homemade, los siguientes son los ingredientes para elaborar una casera salsa barbacoa: tomate frito o kétchup según el gusto más o menos dulce, vinagre, más o menos cantidad si se ha utilizado kétchup de base, pimientos verdes, cebolleta y ajo picado, almidón, zumo de naranja, salsa Worcester, whisky, sal y pimienta.

Deja un comentario